Albert Camus – La Mujer Adultera

Albert-camusLa mujer adultera que es la principal en el caso de un análisis detallado, creado en 1957, es una colección de seis cuentos. El hilo conductor sigue un mismo propósito ético y estético, la fraternidad humana, el sentido de la existencia, y la añoranza de un universo moral que nos proteja del destructivismo ético y social.

Los personajes de los relatos viven diversos tipos de exilio, desde el extrañamiento físico y social (El renegado o un espíritu confuso, El huésped, La piedra que crece) hasta ese exilio personal o interior que evidencia mejor lo absurdo de la condición humana.

Estas obras de ficción cubren toda la variedad desde el existencialismo, o absurdísimo, como Camus mismo insistió se llamara a sus ideas filosóficas. La manifestación más clara de los ideales de Camus se pueden encontrar en el cuento “La Pierre qui pousse”. Esta historia protagonizada por D’Arrast, que puede ser visto como un héroe positivo en oposición a Meursault en El extranjero. Él activamente forma su vida y se sacrifica a sí mismo con el fin de ayudar a un amigo, en lugar de permanecer pasivo. La calidad moral de sus acciones se intensifica por el hecho de que D’Arrast posee profundo conocimiento de lo absurdo del mundo, pero, no obstante, actúa moralmente (no muy diferente del personaje principal en “La peste”.

Albert Camus – El huésped

El huespedAquí Camus, primero, sobrecoge al lector situándolo en el más inhóspito paraje; tan frío en la noche como la ventisca nevosa y tan ardiente en el día como la canícula en el desierto. Luego lo gratifica con la calidez del maestro Daru, ese pobre sin más fortuna que un elemental mobiliario y sin más dominio que un salón de clase para niños, pero rico en honestidad y buenos sentimientos. Ante Daru llega Balducci, el gendarme, llevando atado de manos a un árabe acusado de asesinato, y le comunica que, por orden superior, deberá hacerse cargo del prisionero para trasladarlo al día siguiente a población vecina donde será castigado.